Palacio de Lavalle

[ Home | Contents | Search | Post | Reply | Next | Previous | Up ]

SCADTA.

Date: 01 Dec 2002
Time: 10:08:41
Remote Name: 64.152.141.213
Remote User:

Comments

~5 de Diciembre de 1919, fundación de la “Scadta”.

—“Scadta” trazó desde B/quilla. las nuevas fronteras aéreas de Colombia.

—Acercó al país y le diseñó en el espacio las rutas más convenientes a su progreso.

—Capitalistas barranquilleros y técnicos alemanes constituyeron el binomio de oro que justificó los kilates de esta empresa aérea de fama internacional.

Por ALFREDO DE LA ESPRIELLA.El Heraldo-Locales.

Barranquilla, Domingo 1 de Diciembre de 2002.

En Barranquilla, primero, fue el río... Juan Bernardo Elbers...La Navegación fluvial a vapor por el caudaloso Magdalena. -1824.- Primer hito imponderable de nuestro progreso.

Luego, el Mar...Aduana -1849.- y Ferrocarril de Sabanilla -1871.- Muelle de Puerto Colombia- Francisco Javier Cisneros -1894.- Segundo hito cuya parábola de desarrollo supera toda ponderación. Ya, de hecho, es el “Pórtico dorado de la República” cual la consagraría el Presidente Marco Fidel Suárez en 1921.

Después, las Alas -1919- Tercer hito que proyectaría aún más el destino de nuestra ciudad con la fundación de la Sociedad Colombo-Alemana de Transporte Aéreo— “Scadta”- Ernesto Cortissoz, paladín de esta empresa y mártir de la aviación. Un 5 de diciembre de 1919, en la Notaría 2a. del Circuito de Barranquilla se registra la Escritura No. 2543 mediante la cual se protocoliza la fundación de la Sociedad. Como miembros fundadores y capitalistas figuran, el promotor Ernesto Cortissoz, Jacobo A. Correa, Alberto Tietjen, Cristóbal J. Restrepo, Aristides Noguera, Rafael María Palacio, Stuart Hossie y Werner Kaemerer.

Era la ciudad, por aquel entonces, Capital ya del Departamento del Atlántico, Puerto Fluvial y Marítimo; grata y cordial urbe cosmopolita, a la vera de cuyo Río Grande de La Magdalena había surgido un conglomerado social, exponente digno de sus aquilatadas virtudes cívicas. Abolengo que señalaba en los cuarteles de su hidalguía la nobleza de un pueblo trabajador, extrovertido y comunicativo; fiel y viva imagen de una cultura ancestral entrañablemente ligada a sus respetables tradiciones.

Desembarcan luego, en el Muelle de Puerto Colombia, en febrero de 1920, en el Vapor “Holanda”, procedentes de Hamburgo, los tres primeros técnicos que recomienda y contrata Kaemerer, de la Casa “Junker”: Guillermo Schonourbush, Fritz Hammer y Hellmuth Von Khron. De inmediato, se entregan a su compromiso iniciando la lucha ardua para darle alas a la Compañía y prosperidad a sus objetivos.

Escenario virtual de esta gesta: el Hidropuerto de “Veranillo”. Hangares y Talleres. Rigores del clima. Dificultades técnicas van solventándose con paciencia, meticulosidad y coraje durante estos primeros meses de pruebas y competencias. Guillermo Schonourbush es Ingeniero y piloto. Cuya sabiduría y paciencia exaltaban las condiciones humanas del experto y laborioso personaje. Conceptuado como uno de los más hábiles e inteligentes en la materia. Desde el primer momento que empezaron a desempacar las piezas fue aquel docto señor de los talleres sabio promotor sin cuya contribución y entrega absoluta, la aviación no hubiera sido posible iniciarla bajo tan rápidas como seguras condiciones. Sin su aporte, ingenioso y digno de su estirpe tudesca, la “Scadta” no hubiera alcanzado tan pronto el prestigio logrado.

Hellmuth Von Khron, cuya hoja de vida y servicios a su patria honraban la feliz culminación de una etapa heroica en diversos campos de acción durante la Primera Guerra Mundial, se consagró asimismo a esta tesonera empresa que lo consideró un As de la aviación. Caballero del aire, miembro de la Legión de Honor a cuyo tributo La Gloria concedió siempre a él ínfulas y palmas que honraban el meritorio patrimonio de su gallardía ejemplar.

Fritz Hammer a quien se debieron en grande parte muchos éxitos preliminares desde cuando empieza la “Scadta” a proyectar la imagen de su respetable sigla comercial, fue el aviador que tripuló los primeros vuelos de ruta comercial abriendo itinerarios que honraron también la bizarría de sus alas. Cuatro años después viajó al Brasil. Allí funda “Varig”, Compañía aérea semejante a la nuestra. Pero, tuvo la mala suerte temprana de un accidente aéreo mientras estudiaba rutas por la selva amazónica, pereciendo lamentablemente cuando se abrían para él todavía muchos horizontes.

Era Ernesto Cortissoz por aquel entonces, además de Presidente de la Junta Directiva de la “Scadta”, Gerente del Banco Mercantil. Presidente del Club “A.B.C.”. Miembro principal de varias Juntas Directivas de prósperas empresas como la “Cervecería Barranquilla y Bolívar S.A.”. Personaje, en fin, cuyo perfil constituía un crédito indispensable por su experiencia, cautivante simpatía y protagonistas de múltiples ideas fecundas.

Al bautizarse el avión “Colombia” aquel 12 de septiembre de 1920, en su patriótico discurso dijo entre otras enfáticas palabras... “...Y, qué amplio se contempla el horizonte ante todas las posibilidades de la aviación... En atrevido y raudo lazo uniremos muy pronto con la ondulante cinta de nuestro hermoso río Magdalena las ardientes playas del Mar Caribe con las risueñas montañas de Antioquia y Cundinamarca y llevaremos a nuestros hermanos del interior de la República el saludo matutino del sol naciente para recoger allá los últimos rayos del Astro Rey cuando de los campanarios floten los dulces toques del “Angelus”...

Y, para terminar, en medio de vítores, lágrimas de emoción y suspiros concluyó diciendo... “Justa satisfacción será para la Sociedad Colombo-Alemana de Transporte Aéreo” -Scadta- ver cumplido este sublime anhelo y ser los primeros en llevar a cabo esta empresa precursora. Y, de ello, no abrigo la menor duda, de grandes bienes para la Patria. Que vuele con felicidad el Hidroavión “Colombia” Cuatro fueron los primeros vuelos que señalaron la ruta del progreso aéreo que mantuvo hasta 1939 en alto el prestigio de la Sociedad.

En 1921 llega a Barranquilla Peter von Bauer, quien representaba los intereses de la Compañía en Alemania. Hombre de ciencias. Gran organizador. Legalizó y puso a funcionar el transporte del Correo Aéreo. Las oficinas de la Compañía estaban entonces situadas en la calle del “Comercio” entre los callejones de “El Líbano” y el “Cuartel”.

Y el 28 de Octubre del mismo año de 1921, contratado por Von Bauer llega a Barranquilla el Ingeniero Hermann Kuehl, quien funda la Sección Científica de la Aerofotografía. Tomó las primeras imágenes aéreas de la ciudad y de casi todo el país. Tanto Von Bauer, como Kuehl fueron Gerentes de la “Scadta”. Le tocó a él la construcción del Aeródromo de Soledad. Ambos fueron condecorados con la Cruz de Boyacá como lo fuera también honrado otro experto aviador que radicó para siempre en Colombia, Herbert Boyd, a quien, durante el conflicto con el Perú le correspondió participar en esta guerra al ofrecer la empresa sus aviones al Gobierno del Dr. Olaya Herrera para compartir la suerte de la Patria. Siguieron llegando nuevos aviadores alemanes, entre otros, el muy consagrado Franz Everst. Y el primer barranquillero que obtuvo brevet de piloto y cumplió meritoria jornada en millas de vuelo fue Jorge Correa.

Cuando en 1925 se realizara el trascendental vuelo internacional en los Dornier Val, con capacidad para 14 pasajeros —hidroaviones “Atlántico” y “Pacífico” el ingeniero Francisco Pereira es la cuota colombiana en este desafío. El único y triste lance de la historia de la aviación por aquellos fecundos días cual empañara la historia de esta epopeya fue el fatídico accidente ocurrido el 8 de junio de 1924, cuando se precipitara a tierra el “Junker” “Tolima A-16” piloteado por Von Khron, pereciendo los seis pasajeros a bordo, entre ellos el Presidente de la Compañía Ernestos Cortissoz.

Quiso Barranquilla entonces, perpetuar la memoria de los Mártires de la aviación y de Bocas de Ceniza, por la campaña que realizaba, justamente, Cortissoz Presidente también de esta empresa solidaria, levantando Monumento de Bronce en el bulevar Central de “El Prado”. Parque, cual, hoy lleva el nombre de “Los Fundadores” homenaje a los precursores y protagonistas de esta gesta, tercer hito imponderable de nuestra jerarquía cívica.

En la Base Naval, sitio histórico privilegiado, cuna de la aviación comercial, el Museo Romántico y la Junta Directiva promotora que apoya esta iniciativa llevarán a cabo el 5 de Diciembre un homenaje a la tradición en ocasión de celebrarse el 83o. aniversario de la epopeya.

Last changed: December 01, 2002